Entrevista con Maria Elena Querejazu de la fundación Sembrar

Actualidades

29 Sep

Entrevista con Maria Elena Querejazu de la fundación Sembrar

Maria Elena Querejazu ha sido elegida en el consejo de administración de INAISE en mayo 2016, en el marco de la asamblea general. Maria Elena es directora general de Sembrar, una organización de Bolivia que da apoyo financiero y técnico a los productores agropecuarios. He tenido la oportunidad de entretenerme con Maria Elena para conocer más sobre la realidad de la agricultura familiar en Bolivia.

¿Cómo presentaría a la fundación Sembrar?

La Fundación Sembrar fue creada en el 2009 pero tiene orígenes desde el año 1986 por una herencia de grupos de fundaciones de microfinanzas en Bolivia. Se ha creado esta fundación con el objeto de atender a la población rural pobre. Trabajamos en el desarrollo agropecuario con énfasis en otorgarle financiamiento al pequeño productor agrícola. Tenemos a la IFD (institución Financiera de Desarrollo), regulada por la autoridad financiera del Estado, y tenemos más de 55 millones de dólares de los cuales 50% es agropecuaria. Somos una fundación sin fines de lucro, pero no tenemos vocación de perdida y buscamos proyectos que tienen sostenibilidad en el tiempo. El proyecto más importante es la IFD, que es el brazo financiero de la fundación.

¿Cómo ve la situación de la agricultura familiar en Bolivia?

El pequeño productor enfrenta muchas limitaciones, una de las tres cosas que es fundamental señalar es que no tiene acceso al financiamiento, no tiene acceso al conocimiento, que es la tecnología etc., y no tiene acceso equitativo y sostenible a mercados.  Todo eso se expresa
en una característica muy importante que es la baja de productividad. Por lo tanto, el pequeño productor, no solo necesita crédito sino necesita un conjunto de servicios que le puede apoyar en estas limitaciones. Por eso que nosotros desde la IFD hemos diseñado un modelo. Damos asistencia técnica para apoyar el conocimiento técnico y tenemos una visión integral de servicios que no solo es el del crédito.

Tenemos un modelo de Asistencia Técnica Financiera (ATF) para elevar la productividad. Con este modelo, otorgamos servicios financieros, ofrecemos capacitación e información sobre mercados y facilitamos acceso a mercados. Buscamos sostenibilidad financiera, rentabilidad social y somos amigables con el medio ambiente.

La agricultura familiar en Bolivia y en el resto del mundo es muy importante. Nuestro interés no es solamente atender al pequeño productor por un tema de pobreza sino contribuir al productor agropecuario porque es el que va a dar seguridad alimentaria al final. No se puede dejar abandonado, lo que es un problema porque el campo se queda abandonado por el tema de la pobreza. Para nosotros es muy importante este sector por su rol social que cumple.

¿Qué le puede aportar una red como INAISE?

INAISE nos interesa porque tiene un foco de tema rural y tiene un corazón social que falta en muchos bancos. La visión social es importante para atender a la zona rural. Creemos que en INAISE hay una red de contactos que pueden compartir esa filosofía y que pueden compartir conocimientos y experiencias a través del mundo.